12
Dic
08

Restos de sangre en Seminario

En Chile anualmente muere alrededor de un 0.5% total de la población por diversas causas, lo que significa que son cerca de 85.000 personas al año, sin embargo, de todas estas muertes, son realmente pocas las que se convierten en eventos nacionales, las que tienen cabida en las noticias, o en más de alguna hoja de diario. Aún más extraño parece, si es que hablamos de casos, tales como asesinatos, accidentes, los cuales realmente conmocionan los medios e impactan a la sociedad. Hace ya varias semanas, que se trata en los medios, el caso del asesinato Smichdt-Hebbel, que ha avanzado tanto, hasta el punto en el que ya no sólo se trata del asesinato de este joven universitario, si no que desató nuevos personajes, sorprendentes y ya no sólo es un asesinato, es una Sicópata con una larga lista de cometidos y de intentos de homicidios.

Pero finalmente da para preguntarse, ¿Es realmente tan curioso este caso, cómo para distinguirse de muchos otros y provocar una conmoción tan masiva y tener tanta repercusión? ¿Es más que nada el manejo de los medios?, ¿O acaso el interés desatado refleja una verdadera característica en la sociedad chilena? Lo único bien claro, es que todo lo que vemos y lo que nos llama la atención de esa familia, reflejará a fin de cuentas un poco de nosotros mismos.

Francisca Montecinos.

El asesinato de Diego Smichdt-Hebbel, el pasado 4 de noviembre, causó gran impacto a la sociedad chilena. Aún cuando solo sabíamos que había muerto por un disparo propinado en el cuello y que su asesino, un hombre desconocido, estaba prófugo. Las primeras escenas con las que nos encontramos, son una pareja de hace cuatro años, con sus futuros planes de matrimonio coartados por un asesinato. La victima, un joven de 25 años, titulado de ingeniería comercial, murió intentando defender a su polola, María Belén Molina, de 22 años y a la familia de ella, luego de que apareciera un tipo desconocido con un arma, intentando entrar a la propiedad. Forcejearon y el tipo le disparó dos balazos en el cuello, dejándolo gravemente herido, hasta que finalmente murió. Dos familias destrozadas y un fugitivo que atrapar.

Su captura no demoró, fue encontrado y procesado por el asesinato, pero luego de que confesara, se supo “la grande”. María del Pilar Pérez, a quién, en el barrio, también llaman “la Quintrala”, o “la víbora”, mandó a matar a su cuñado, Agustín, padre de María Belén, supuestamente por problemas de herencias. Pero el sicario que contrató para llevar a cabo su plan, José Ruz Rodríguez, de 44 años, falló en su cometido y terminó matando erróneamente a Diego. A medida que se investigaba el caso, a la Quintrala se le imputaron otros homicidios y asesinatos fallidos. De los cuales, en la mayoría, ha salido culpable.

Como primer punto, tenemos a las victimas principales de este trágico hecho, María Belén y Diego. Una pareja que no tenía nada que ver, en las riñas familiares y que ni siquiera eran el objetivo real del sicario. Fueron una bala errada, el impulso de un hombre angustiado por sus deudas, el obstáculo de una mente criminal y finalmente, las reales victimas.

La población, a través de los medios, recibió una fuerte empatía con este noviazgo juvenil, ya que no era difícil que el carácter emotivo y sentimental toque a la gente. Era un atractivo estudiante de economía; un muchacho joven que trabajaba y que además tenía una linda historia de amor, lo que de inmediato, le otorga todas las razones y el apoyo masivo de que su muerte fue totalmente injustificada. Según el sociólogo Francisco Morales, “El hecho de que la víctima sea alguien de un nivel socioeconómico mayor, lo que incluye que estudiara en la Universidad Católica, que cursara una buena carrera, que al mismo tiempo ya trabajara, son puros hechos que dan el pie, para ser considerado como una persona con futuro, una persona que le traería beneficios a la sociedad, eso pone a la gente inmediatamente de su lado y provoca el revuelo.” Este mismo año, tenemos otras historias de muerte, que han recibido harta prensa, la muerte de las niñas del Colegio Cumbres, en su gira de estudios, y estos casos se relación entre sí, aparte de que son muertes poco comunes, en el hecho de que en los tres esta involucrada gente de nivel socio económico alto, no olvidemos que el padre de Diego, Klaus Schmidt-Hebbel era un importante economista, y que al funeral de Diego realizado en la Iglesia San Francisco de Sales, llegaron importantes figuras políticas como Sebastián Piñera, Evelyn Matthei y el ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma.

Esto quiere decir, a fin de cuentas, que el gran factor de emotividad con Diego Smichdt-Hebbel, fue la expectativa de vida que la gente ve en este joven universitario, con sus respectivas características económicas, sociales y políticas y si a todo esto se le suma, que murió defendiéndolos a todos, en el momento en el que José Ruz soltó esa bala, debió haber previsto, que lo que hacía, era indirectamente vestirlo de héroe.

Pero también es un caso que ha durado bastante en primera plana, por ser un caso tan completo, realmente cada vez entrega más sorpresas, nuevas pistas, nuevos personajes que entran al caso, lo que lo mantiene fresco. Los personajes involucrados, además, resultan ser muy curiosos e interesantes y al enterarse cada vez de más datos de su vida, la ansiedad aumenta, sobre ellos, los personifica, los acerca a la gente y les da la posibilidad de sentirse, en cierta forma, involucrados. Sin duda, la situación fue terrible y dentro de los factores llamativos que posee, son sus personajes, con los cuales fácilmente se puede empatizar. Porque las victimas, son demasiado victimas y la mujer sicótica y asesina, resultó ser demasiado “mala”.

La señora Gaby, florista en una tienda que se ubica justo al costado de las casas de la familia Molina Pérez, dijo ser muy amiga de la familia o al menos que se llevaba bien con todos, menos con la Quintrala, ya que era reconocida por ser muy arisca, que compartía poco en su barrio y con la familia. De hecho la mayoría de los vecinos, dicen que sólo la veían salir y entrar, generalmente con su ex pareja Julio Castillo Ex amante y actual socio de María del Pilar Pérez. Ella decía que él era su mayordomo, pero él asegura que aunque habían terminado hace poco (septiembre) seguían durmiendo juntos, tal como en la mañana del asesinato.

El hijo de la florista, José, trabajaba como chofer para Agustín Molina, cuenta que “En una ocasión la señora Pérez rompió sin motivo un furgón de Don agustín, le rompió los espejos laterales, le echó sellante a las cerraduras y le acuchilló un costado. Ella era capaz de hacer cosas como esas, siempre las hacía.”

Con todas las agresiones y daños que provocaba, se ganó el sobrenombre de Quintrala, con el que ya es conocida desde hace más de diez años, entre los vecinos del sector. Dos departamentos, justo al frente de su casa, eran de ella y los arrendaba. Cuando la gente se demoraba en pagarle, ella les cortaba los servicios básicos o los trataba mal. El mismo Luis Dimas, arrendatario de ella, quien hace once años le arrienda uno de los departamentos del edificio Seminario 96, justo al frente de su residencia, dice que “Pilar por plata es capaz de hacer cualquier cosa, pero yo no puedo creer que ella haya mandado a matar a su cuñado, porque eso sólo lo hace una persona psicopática”, dijo el cantante, en una entrevista, ya que él ya no quiere referirse al tema porque dice que le pidieron reserva.

La señora Gaby, la florista, es una de las pocas personas que lleva tanto tiempo en el barrio, así que los conocía a todos y con algunos llegó a formar relaciones bastante afectuosas. Sobre todo estaba muy encariñada con María Belén y con Diego, según la florista, él era muy cariñoso y detallista. “Diego actuó como un ángel y se fue como uno. Recuerdo que él siempre, me venía a comprar flores para darle sorpresas a la Belén, era un amor de persona.”

“La vida es eso que pasa mientras haces otros planes”

“Era ambiciosa y agresiva” Así describe a la Quintrala, uno de los taxistas que lleva más tiempo trabajando en el sector, “No se preocupaba de nadie más que de ella, hasta llegar a estas consecuencias. El problema de que haya gente así, más que por ellos mismos, es por toda la gente que pueden dañar, no se imagina, como quedó de destruida su familia.” Agrega el conductor. Otro taxista que lo acompaña lo interrumpe diciendo que “Lo lamentable es que se haya descubierto que esa mujer era tan sicópata, a costas de una tragedia tan grande”

Una mañana cualquiera, de día de semana, Diego pasaba a buscar a Belén, todos los días puntual, para llevarla a su Universidad, ella también hacía su práctica de odontología, luego de eso, él se iba a trabajar, trabajaba en una AFP.

Ahora las mañanas, en la esquina de Seminario con Rancagua, son más silenciosas, de esa casa ya no sale ni llega nadie, de vez en cuando, algún conocido de la familia a retirar cosas, pero las tiendas, abren a las 10 su mayoría, y como viven varios ancianos en el sector, el ritmo se hace mas bien lento. Alguien que pasé por ahí, sin conocer nada, no notaría la ausencia de nada. Por eso es que por mucho que los medios puedan estar involucrados y por mucho que puedan involucrar a la gente, nada se compara con la real experiencia de sufrir una desventura así y por eso que de 85.000 personas que se mueren al año, sólo casos muy específicos como éste, se vuelven noticiosos, muy pocos son tan peculiares e incluyen personajes tan característicos, pero también son una muestra de la sociedad.

02
Dic
08


La comuna de Santiago, presenta diversos problemas medioambientales, principalmente, porque es una comuna muy centralizada. Su heterogeneidad cultural y su diversidad comercial, la convierte en una de las mayores fuentes proveedoras de bienes y servicios, del país. Esto, más el hecho de que es un importante punto de convergencia entre diferentes zonas de la ciudad, genera a fin de cuentas, un sitio muy concurrido, que sufre intensamente las consecuencias de la contaminación.

La municipalidad de Santiago Centro, asegura combatir los cuatro tipos principales de contaminación que afectan a los vecinos del lugar: la contaminación intramuros, contaminación atmosférica, la de residuos sólidos y la contaminación acústica.

La función de las instituciones de gobierno, es gestionar planes de limpieza, reciclaje y desarrollo de los espacios públicos, para disminuir el riesgo que provocan estos desechos y así apelar a la protección ambiental y a la salud de sus residentes y usuarios.

Ahora, saber que tipo de problemas son los que existen en los barrios de la comuna, es algo indispensable para poder definir los planes que se implementarán, a favor de mejorar estas falencias y comenzar a ver soluciones.

En San Diego, nos enfrentamos a una, de las malas administraciones en los planes de limpieza. Ya que para los vecinos y trabajadores de este barrio, les está afectando encontrarse regularmente y en determinados días de la semana, pequeños montones de basura dispersos en algunas esquinas del barrio. Lo cual está generando condiciones bastante insalubres y desagradables.

Una vecina del barrio, dice que afuera de su casa son colocados unos contenedores de basura, justo dando a su ventana, lo que le impide ventilar su casa. “Realmente me da miedo, porque si abro la ventana, ingresan ratones y moscas”, dice con bastante desesperación esta mujer. Dichos contenedores además no son limpiados con frecuencia, ni tan poco dan a basto para muchos departamentos. Por lo que generalmente están repletos. También en la calle Zenteno, paralela a San Diego, se observan calles sucias, con exceso de basura y puntualmente en Zenteno, a la puerta del Colegio Barros Borgoño hay un foco infeccioso por la cantidad de basura y moscas reunida, ya que al parecer, no se cuenta con ningún contenedor, razón por la cual no pueden retirar la basura.

Otro vecino del sector, Marcelo, estudiante, asegura que en la calle de San diego, entre Franklin y Arauco, se puede observar la presencia de un grupo de personas viviendo en la vereda oriente. “Están instalados con un colchón y cobertores para pasar el frío. Claro que el problema real comienza cuando se observa el consumo de licor y la inmundicia que los rodea, ya que, junto con botar los deshechos de lo que consumen, además, hacen sus necesidades biológicas en el mismo lugar.”

No obstante, hace dos semanas, en el matinal de Chilevision, salió un reportaje sobre el parque Almagro, en la cual, se mostraba las variaciones de ambiente que sufre el parque durante un día, sobre todo con los carretes escolares y universitarios. Tras presentar una nota televisiva, en donde se mostraba mediante cámaras ocultas a los jóvenes, ingiriendo varios litros de alcohol y botando en el mismo sitio, gran cantidad de desechos plásticos, envases de vidrio y la basura que desocupaban en general, Ivette Vergara, iba directamente al lugar de los hechos a mostrar, en vivo y en directo, a la gente tomando o carreteando. Quienes además en ningún momento se preocupaban por los desperdicios que podrían dejar tirados. El problema esta vez, radica, en que si un grupo bastante masivo, frecuentemente “se está tomando la plaza”, es una gran muestra de prepotencia, porque el problema no es que carreteen ahí, si no que están causando daños y perjuicios al medio ambiente y a otra gente que también quisiese ir a la plaza, pero que no quiere encontrarse con este contexto de juerga.

Hasta los juegos de los niños son ocupados y malgastados, muchas veces, después de estas especies de “fiestas”, los juegos se encuentran con botellas, con bolsas plásticas o en malas condiciones, como por ejemplo, rotos o con alcohol escurrido encima. “Un domingo con mi familia decidimos llevar a nuestro nieto de dos años, para que disfrutara de un hermoso día en el parque Almagro, desgraciadamente nos encontramos con un paisaje asqueroso, porque no se puede decir de otra forma”, dice la señora María Victoria, vecina del sector, que asegura hablar con otros vecinos, igualmente indignados como ella, para reclamar sobre esta situación, la cual se le hace cada vez más insoportable.

La señora Rosa, que hace el aseo en el sector y que también le toca encargarse del parque, dice que en ocasiones es muy desgastante, sobretodo las mañanas siguientes a los carretes juveniles, ya que siempre está todo arruinado y demasiado sucio, lo que hace muy complicado intentar mantener las cosas en orden. “Hemos realizado el máximo de esfuerzos por limpiar, pero no se puede hacer mucho más, los jóvenes tampoco respetan y uno no puede decirles nada”, dice, en tono de conformismo. Esto deja en evidencia que no sólo hay negligencia del municipio y quizás falta de inversión, sino también una mala e indolente actuación cívica.

No está de más decir, que la comuna de Santiago, tiene su propia política ambiental, la cual bajo la representación de la Gerencia de Medio Ambiente (creada en 1998), tiene el fin de asesorar y representar al Alcalde en asuntos ambientales, además de ayudar a resolver las demandas de los residentes y usuarios de la comuna en esta misma materia. A esta política se le suma un programa de Reciclaje Municipal, un dato práctico para los vecinos del sector, ya que hay muchos puntos de reciclaje, dependiendo del tipo de material a reciclar y obviamente del lugar. Tratándose de este barrio, se encuentra el de Plaza Almagro (Mencía de Los Nidos con Lord Cochrane) que es particularmente, reciclaje de vidrios. Pero de estas cosas, casi nada se sabe, lo que nos deja nuevamente bajo una suerte de negligencia. No nos quedemos esperando a encontrar al más culpable, cualquier momento es buen momento para actuar.

17
Oct
08

¿Quién da más por San Diego?

Nos mienten. Los medios de comunicación y sus rostros, nos están mintiendo constantemente, ocultando y manipulando la información, de forma en que puedan lograr su objetivo, que por lo general, siempre es el mismo: vender.

El trabajo de un político, también es eso, pero en su caso lo que se vende es su imagen.

Ahora, tenemos a San Diego, el mismo barrio San Diego de siempre, con sus mismas tiendas, la misma gente, la misma revuelta de cosas, y al igual, que en cualquier otro lugar de Santiago, el patrón a seguir es el mismo, el de lograr identificar entre los candidatos, cuál de todos, es el que menos miente.

Francisca Montecinos

 

El barrio de San Diego, es un segmento histórico muy importante, parte de nuestra identidad se encuentra escrita y reflejada en sus cimentaciones.

Para hablar primero de qué es lo que San Diego necesita, se debe conocer muy bien sobre el tema, se debe poder caracterizar, saber qué es lo que le está afectando y qué es lo que le podría favorecer y éste es el trabajo de un alcalde. No se puede ser alcalde de una comuna en donde no estés interiorizado de sus necesidades y facultades.

Por lo mismo, y como cada lugar, San Diego tiene sus “mañas” y caprichos, lo que se podría describir fácilmente, como sus particularidades.

La Calle San Diego es una vía pública de la ciudad de Santiago, que se inicia en la vereda sur de la Alameda a un costado de la casa central de la Universidad de Chile y que finaliza en el borde sur de la comuna de Santiago conectándose con la Gran Avenida en la comuna de San Miguel. Esta calle forma el barrio de San Diego, que es un barrio muy conocido por la cantidad de historia que guarda entre sus paredes y cementos. Esta lleno de lugares tradicionales, los que en su gran mayoría son locales comerciales, que alguna vez tuvieron un gran auge y que ahora siguen allí, con menos fluctuación de gente que hace algunos años, pero con la misma esencia.

Tanto los negocios, como la propia gente del barrio, (que en muchos casos lleva varias décadas trabajando allí), son piezas fundamentales de esta esencia.

Acá se pueden encontrar tiendas comerciales de todo tipo, desde ropa muy económica hasta de libros. Locales de comida muy diversos, están los más baratos de promociones y combos a sólo un poco más de mil pesos, o sino restaurantes históricos, como lo sería “El rincón del canalla”, que por lo demás, hay que llamar, pedir hora y luego dar una contraseña para poder acceder. También hay teatros muy conocidos, está el teatro Caupolicán y el teatro Cariola, donde generalmente se están haciendo shows y conciertos. También esta el mall chino o si no el popular Mercado Persa Bío-Bío, ya al llegar a la estación de metro Franklin, donde se puede encontrar una gran diversidad de cosas, sobre todo mucha ropa y a precios económicos. Otros lugares y edificaciones muy hermosas, como lo es la Basílica de los Sacramentinos, que queda allí al llegar al parque Almagro.

 

Si bien, parecen muchos lugares, faltan muchos otros por nombrar, lo que deja más que en evidencia, que hay que aprender a observar, que hay que estar alerta de las cosas que recorremos. Sucede que en repetidas ocasiones, pasamos por algunos lugares y no vemos todos los detalles que se nos ofrecen. Hay partes que tienen mucho por brindarnos y no son del todo aprovechados. Sobre todo ahora que hablamos de San Diego, que es un barrio muy completo, con muchas cualidades y con mucho potencial por explotar, pero que está notoriamente descuidado y que realmente pareciera añorar a gritos una serie de medidas para su mantención y seguridad, lo que también le traería otros beneficios, entro ellos, hacerla mas recurrida o más turística.

Luego de una breve caracterización, falta lo principal, ¿Quién se preocupará de las carencias e inquietudes de este barrio? Y justamente estamos en periodo de elecciones municipales. Donde varios candidatos se debaten entre ellos, para ver quien puede resultar mejor calificado por la gente y finalmente escogido. Ahora bien se sabe, no sólo es necesario salir elegido como alcalde. También se necesita un buen número de concejales electos, los cuales ayudan mucho a los objetivos de cada partido. Los candidatos a la alcaldía de Santiago son: Jaime Ravinet (Concertación), Pablo Zalaquett (UDI), Ricardo Israel (PRI) y Manuel Hernández (Juntos Podemos).

Lo siguiente es una muestra de la visión actual de la gente de la comuna, demostrada por una encuesta que hizo la empresa Opina, en la comuna de Santiago:

Pablo Zalaquett (UDI) 33,3 %

Jaime Ravinet (DC) 30,3 %

Ricardo Israel (PRI) 18,3 %

Manuel Hernández (PC) 2,9 %

Se habla de que si es que tienes ganado Santiago centro, ya tienes ganado el cincuenta por ciento de las votaciones formales y “esto sucede porque en esta comuna hay una muestra de cada uno de los estratos sociales, cosa que no pasa en todas las comunas.” Confirma Héctor Landaeta, miembro del comando de Ravinet, quien acarreaba unos letreros de propaganda en la calle. Además comenta que las administraciones populistas son las que han deteriorado Santiago y que lo que se debería hacer, es: “recuperar antiguos espacios de Santiago centro y mejorar la calidad de vida”, plantea, en representación a su partido.

En la encuesta señalada, hay dos candidatos principales, que son los que están más igualados en votaciones. Se habla de Jaime Ravinet y Pablo Zalaquett, éste último, quien anteriormente fue alcalde de La Florida, va ganando por un pequeño porcentaje. Ambos candidatos son los que han tenido la competencia más reñida y se han enfrentado en conferencias, debates y en la prensa. Ravinet cuenta con una gran trayectoria que le juega a favor, al haber sido alcalde anteriormente, hay gente que ya lo tiene familiarizado, que lo conoce y que siente que el también los conoce, por eso es que eso es un gran punto a favor, que incluso él mismo utiliza como persuasión:

“Sería confuso para el electorado que conocer los problemas de la comuna y tener una vasta experiencia de 11 años como alcalde sea una desventaja de cara a futuro. Yo juego de local, conozco los problemas de la gente y por eso creo ser la mejor alternativa” Dice Ravinet, en una conferencia con la radio ADN realizada en el aula magna de la Universidad Central, hace una semana atrás. Donde también estaban Ricardo Israel y Manuel Hernández. Este debate se llevo a cabo, con la mediación de Alejandro Guillier, y se discutió sobre la actual política que se lleva a cabo, sobre las constantes construcciones de edificios, la gran cantidad de basura, la corrupción, etc. El candidato de la UDI, no estaba pese a que había recibido varias invitaciones.

En cambio el enganche de Zalaquett por su parte, además de ser bastante conocido en el medio, es la llegada a la gente, Es un hombre con mucho enganche social y que siempre lo demuestra frente a las cámaras.

Por otra parte, del otro sector electoral con mayor votación, tenemos a Roberto Soto, el coordinador general de la campaña electoral de Pablo Zalaquett, quien habla un poco sobre las grandes preocupaciones que tiene el candidato, en el barrio de San Diego:

-¿En que se enfocara el candidato Zalaquett si es que sale electo?

– Haría un énfasis en la seguridad, en la limpieza de la comuna, en más áreas verdes, etc. Muchas cosas que a la larga mejoren la calidad de vida de la gente.

-¿Y específicamente con San Diego?

– Ufff… Es un lugar bastante denso y complicado para nosotros, ya que es un barrio “Ravinetista”, pero estamos intentando entrar allí y claro, al igual que en los otros lugares, también haría un énfasis en la seguridad. En fiscalizar las patentes de permisos de actividad para los locales, ya que hay muchos locales con licencias falsas. En resumen, se haría una gran limpieza.

-¿Ve muy difícil entonces ganarse a ese sector?

– Mira, yo creo que sí se ve complicado. Pero la gracia sería poder sacar a cinco concejales nuestros, porque generalmente como siempre salen cuatro y cuatro, junto con la concertación, ellos se oponen a todos los cambios que, como partido, queremos hacer. Siendo que nosotros lo único que buscamos es ayudar a la gente.

Según la señora Virginia, comerciante del sector, lo que San Diego necesita con urgencia es ser mejorado y conservado. “San Diego es un lugar típico de Santiago, no sé porque las autoridades no le toman el peso a esto. Yo estoy muy feliz trabajando en este lugar porque admiro su historia, admiro el gran beneficio cultural que hace, pero pareciera que no todos piensan así, ya que lo están desperdiciando” reclama la señora, que vende libros en las tiendas de la plaza Almagro. La misma opinión tiene Luis, un hombre de unos 60 años que también es comerciante del barrio: “Lo que debe hacer el gobierno es activar el barrio y para eso claro que influye arreglarlo más, para que así venga mas gente y todos saldremos ganando”.

La diversidad de gente en San Diego es amplia, a su alrededor hay varias universidades y está el “Instituto Nacional”, por lo que frecuentemente hay muchos estudiantes merodeando, además el hecho de que en el barrio vendan libros, hace que lleguen muchos de ellos a buscar textos o libros. Otro lugar que atrae jóvenes, son los juegos Diana, donde en las tardes se puede ver a muchos adolescentes y niños concentrados allí.

En una tienda cercana está margarita, de 29 años. Ella trabaja en una panadería, justo en la esquina de San Diego con la continuación de Marin. Ella no esta muy a gusto con el barrio

-¿Te gusta trabajar en San Diego?

– La verdad es que no especialmente, pero me gusta que esté bien central de todas las cosas. Yo creo que me gustaría más, si es que lo arreglaran. Si es que lo pusieran mas bonito, porque todos se pueden dar cuenta que hay cosas que están súper descuidadas

-¿Cuáles son tus lugares favoritos del barrio?

-La verdad es que yo no soy tan buena para leer, así que las librerías y todo eso, que es tan característico de San Diego, no me llaman tanto la atención. Sí creo que son muy necesarias claro, porque he tenido la oportunidad muchas veces, de tener que conseguirme libros y ahí uno siempre los encuentra y a precios mucho más baratos que en otras librerías. Aparte de esos lugares, creo que también me gusta que hayan muchas tiendas, porque sucede lo mismo, hay cosas muy novedosas y baratas.

Las opiniones son varias, divergentes en uno que otro aspecto, pero mutuas en muchos otros, el punto, es que sea como sea, las elecciones municipales en Santiago centro, siempre han resultado un tema polémico y en este caso el debate generado y la gran cantidad de prensa que han recibido estos candidatos, ha sido muy grande. Hace más o menos una semana, Zalaquett aparece en el “The Clinic” denominado con un total “pastel”, diciendo que en su gestión anterior como alcalde de la florida, dejó como último tema la educación, y para comprobar esto, se basan en las cifras exactas de lo que invirtió en dinero y los penosos resultados Simce y Psu que se obtuvieron. No en una mejor situación está Ravinet, representando al alicaído oficialismo, el que sin duda, no está en su mejor momento. Se ve que está cayendo y con ello, cae su credibilidad y las oportunidades que pretendían obtener de la gente. Ahora cada nueva votación refleja un poco la tendencia que va teniendo la población, pocas veces se ven cambios abruptos, (que no sean hechos a la fuerza) y las tendencias a su vez hablan un poco del futuro, lo que definitivamente sí nos incumbe a todos, no sólo a una sarta de políticos.   

10
Oct
08

Un rincón dentro de otro rincón

Francisco Lagos, profesor y estudiante de la Universidad Arcis, es también un vendedor de libros en San Diego, aunque no le gusta denominarse como uno. Está convencido de que él puede ofrecer mucho más que una venta. Él está compartiendo sus conocimientos al vender. Así, cada día desde las diez de la mañana, hasta las ocho de la tarde, en la plaza de San Diego, este hombre espera a personas que no sólo vayan obligados a encontrar algún título que le pidieron en el colegio a sus hijos, sino, a quienes pretendan hallar algo enriquecedor en un libro y lograr sacar provecho de, más que una compra, un nuevo mundo.

Francisca Montecinos

La gente que trabaja en San Diego suele conocerse, o al menos tener una idea de quien es quién. Esto se hace mucho más frecuente, entre los clásicos vendedores de libros. Hay muchos que llevan trabajando años allí y cuando llega alguien nuevo rápidamente lo incluyen, ya sea en sus relaciones, como en sus proyectos colectivos. Pocos son los que deciden no formar parte de estos grupos sociales y eso pasa en cualquier parte, siempre será más fácil compartir con todos, aunque no sea mucho el aporte individual. Francisco Lagos, no piensa eso, le es más fácil no acercarse mucho a la gente. Los considera diferentes a él, cree que probablemente no tengan muchas cosas en común, pese a compartir el mismo oficio, el de ser vendedores de libros.

Francisco es un hombre de 56 años de edad y en estos momentos está formulando su opinión sobre el destino. Dice que es complicado, es un hombre reflexivo y se caracteriza, entre muchas otras cosas, por nunca llegar y soltar las ideas.

Para él, un día normal, es llegar cada día a las diez de la mañana a San Diego, para abrir su apacible tienda, la tienda número 28, ubicada en la plaza Almagro. Por fuera todas las tiendas son iguales, pero, al abrirla, es notoria la diferencia con las demás. Primero que todo, está llena de focos luminosos, gracias a esto, comenta, que puede tener una mejor lectura, además los locales por dentro son muy oscuros ya que están techados y ya sólo fijándose en algo más estético, se puede dar cuenta de que le da un aspecto muy único y cálido. Los estantes que cubren las tres paredes de la tienda, se exponen a la vista de todo transeúnte, repletos de libros, y de todo tipo de libros, pero son Dostoievski y Borges, los que ocupan lugares privilegiados. Entre estos, él destaca que Dostoievski es su favorito.

Este vendedor de libros, se autodenomina un librero, un vendedor de libros pero de los antiguos, de esos que no sólo dan el producto y reciben el dinero, sino que también pueden conversar con la gente acerca de ellos, opinarles, darles alguno que otro comentario, en otras palabras, tal como él lo dice, venderlos con el verdadero valor que tienen. El expresa lo feliz que se siente cada vez que toma un libro en sus manos, cuando los sostiene, cuando detalla sus características: su lomo, su empaste, su portada, su escritura. Todo elegido con un sutil y refinado valor que lo sublima cuando se detiene a observarlos, como un preciado tesoro.

Este hombre en su trabajo, tiene fama de ser más bien retraído y eso opina Héctor Vásquez, vendedor de una tienda cercana, quien afirma que “(Francisco) No habla mucho con nosotros” y agrega que aunque lo encuentra un hombre agradable, no se ha dado la oportunidad de que puedan conversar más, “No es que sea pesado, para nada, pero es algo cortante. Es como medio antisocial el caballero.”

Aún así, no todos tienen la misma opinión de un Francisco antisocial y exageradamente reservado. El señor Jorge Amargo de 47 años, por ejemplo, es vendedor de tacos y etiquetas, dice que, como es trabajador ambulante sólo ve a este hombre algunas veces y no por mucho rato. Pero cada vez que se encuentran, a parte de que Francisco siempre le compra tacos para escribir, conversan un par de cosas y se forma un momento muy agradable:

¿Cómo es la relación qué tienen ustedes?

-No tenemos tanta relación, vengo algunos días a la semana, a veces vendo colaciones y otros accesorios para oficinas. Pero en esos días, siempre nos hemos llevado bien, siempre intercambiamos una u otra broma y él por sobre todo siempre me ha resultado un hombre con mucho ingenio al hablar.

¿Qué cree de la impresión que Francisco genera en sus compañeros de trabajo?

Yo imagino que no lo conocen bien, que nadie se toma el tiempo tampoco.

¿Qué opinión tiene usted de él?

Muy buena, por lo que hemos cruzado de palabras, bueno y que siempre está concentrado en sus lecturas y pareciera que permanece quieto de esa forma durante mucho rato, porque yo cada vez que vengo, lo veo así.

Es el mismo Francisco, él que reconoce que no le gusta mucho entrar en contacto con los otros vendedores de allí. Los encuentra muy diferentes a él, tanto en temas para conversar como en su forma de ser y dice que: “Todo va ligado con los intereses de cada quien. A ellos simplemente les interesan otras cosas, no creo poder conversar con uno de ellos acerca de un libro, ni tampoco iría a intentar entrar en alguna conversación de la nada, porque estoy seguro que me aburriría.” En vez de ello, prefiere leer, sentarse mucho rato a hacerlo, hasta que ya es de noche y es la hora de irse a su casa. Está leyendo varios libros al mismo tiempo, ahora último, está con uno de Borges, con libros de sus estudios y con algunos de física, que estudia por afición. También estudió física un tiempo, pero lo abandonó, al igual que la ingeniería comercial, en donde se había especializado en el área de economía.

Sus varios estudios y actividades, dan cuenta de que su vida no gira únicamente en torno a su local en San Diego, ya que él enuncia que no se sentiría bien, sólo trabajando para subsistir y ya. Francisco estudió pedagogía, física e ingeniería, aunque estas dos últimas no las completó. Hasta hace un semestre atrás hacía clases en la Universidad Arcis, donde también esta haciendo un magíster en “Historia y desarrollo de Latinoamérica”. Trabaja en la semana y los viernes y sábados asiste a clases, gran parte del día.

Cuando finalmente va a responder si es que cree o no cree en el destino, Francisco es interrumpido por nuevos clientes, preguntándole acerca de un título que no tenía. Es sexta vez en el día desde que abrió la tienda y no ha podido decir que sí, a ninguno de los libros solicitados. “Suelo traer títulos no tan conocidos, aunque es complicado arriesgarse en este terreno”.

Los demás comerciantes venden mucho libro de colegio, porque saben que eso es lo que realmente les traerá ganancias, la gente sabe que en estos lugares estarán los libros más tradicionales, usados y a bajos precios.

Luego de que este hombre había sido interrumpido, prosigue: “Definitivamente no creo en el destino”.

A María Eugenia de 45 años, le parece mal la gente sin compromisos, no opina por el caso concreto de Lagos, pero admite que el tiene alguna de estas características. Ella dice que no le agrada la gente que no participa en las cosas colectivas. Prefiere no hablar mucho de él, porque no ha sostenido con él conversación más extensa que los típicos diálogos casuales, sobre el clima o el “¿cómo está?, Bien ¿y usted?” Pero expone su disgusto frente a algunos hechos que suponen ser de la incumbencia de todos y el no demuestra mayor preocupación.

No importa cuanto se logre involucrar entre sí la gente, las comprensiones absolutas no existen y en algunos casos se podría decir que no se está ni cercano a eso, pero en parte la gracia de la vida está en ese aspecto. Son dos realidades eternas que chocan, “así es y así será siempre” dice este vendedor. “¿Por qué digo entonces que no creo en el destino?, porque si creyera en el destino, le estaría restando el valor a todo lo que he hecho, a todo lo que he logrado. Si es que estoy aquí ahora y si es que sé donde estaré mañana, es sólo y totalmente porque no creo en él”.

22
Sep
08

Mall Chino

 

Salió hace poco en la televisión, en un matinal, promocionando sus  bajos precios y su diversidad de artefactos. Se trata del Mall Chino de San Diego, en donde se puede encontrar ropa, accesorios, adornos y más. Al entrar, por el primer piso y recorrerlo, podría pasar por cualquier otro pequeño mall o galería de tiendas, ya que no sólo se venden artículos chinos y los que hay tampoco son muy novedosos. Pero es en el segundo piso, dentro de todo el revoltijo de colores, formas y artilugios, donde las tiendas llaman la atención por estar decoradas con cosas chinas y se pueden encontrar cosas tradicionales del país y cosas asiáticas, en general. También sus vendedores son de rasgos orientales, la mayoría no habla siquiera español y deben tener ayudantes para traducir o entender a algunos clientes. Pero la música que suena si no es Rihanna, será alguna cumbia. En este dieciocho, por ejemplo, se mezclaron cosas Chinas con chilenas y con cosas alemanas, y norteamericanas y brasileras, etc. Hablamos de un gran sincretismo cultural en San Diego, una mezcla de muchas culturas, resguardada en un apacible mall. El mall Chino.

 

06
Sep
08

¿El valor del libro ha muerto?

¿Será una cosa de tiempo?, ¿desmotivación? ¿o es hora de aceptar que las cosas han cambiado y que para todo alguna vez llega su fin o su reemplazo? Se habla de los libros y quien mejor para opinar de su actual valor, que los vendedores de libros, específicamente de los de San Diego, un lugar que ya desde hace muchísimos años se ha caracterizado por su carácter literario, su carácter popular y cultural. ¿Pero acaso ellos no han cambiado también?

Francisca Montecinos

 

Hasta antes de la dictadura, la cultura en Chile tenía una difusión grandiosa. Librerías, cine, música y grandes espectáculos, gozaban de mucha recepción e interés, lo que proporcionaba aparte de una constante producción, una constante expansión en este terreno. Claro que esto respondía también a un periodo especial en la historia de Latinoamérica, donde se podría decir, que había una prosperidad general en las artes. El valor que se le otorgaba en ese entonces a estas actividades, era mayor y quizás no resulte tan difícil de imaginar, si es que tomamos en cuenta que muchos aspectos culturales y sicológicos en la gente y en los medios de difusión han cambiado.

No se trata sólo del número de librerías que hubo, de espectáculos, obras de teatro, ni de exposiciones. Porque todas estas actividades van directamente relacionadas a la cantidad de gente que quiere realizarlas, de otra forma ningún tipo de inversión cultural sería sostenible. Otro factor importante e influyente, sobre todo en la actualidad, es la tecnología, la información se puede obtener rápidamente a través de unos clicks y en cosa de segundos, frente a nuestros ojos aparecen páginas y páginas de contenidos cada vez mas resumidos y precisos, porque este mismo sistema requiere cada vez más de mayor rapidez, de muchos estímulos visuales y directos que se han ido instaurando en la mentalidad y las costumbres de la vida de hoy en día, lo que termina por hacerle una gran presión a lo que eran los antiguos métodos de conseguir información, como por ejemplo, consultar un buen libro.

Al observar sobre todo nuestros barrios más tradicionales lograremos darnos cuenta que aún hay rincones que guardan cosas que salvar y aprovechar

Santiago nos expone en sus construcciones y destrucciones, como ha ido cambiando. De muchas cosas sólo quedan recuerdos, pero definitivamente al observar sobre todo nuestros barrios más tradicionales lograremos darnos cuenta que aún hay rincones que guardan cosas que salvar y aprovechar. Antes, Irarrázabal estaba plagada de librerías que ahora son macilentos negocios misceláneos, de fachadas pintadas con colores opacos y materiales gastados por el tiempo.

Las pocas librerías que van quedando, están casi escondidas o son sólo un fragmento de lo que fueron. En contraposición a estos negocios que no pudieron adaptarse con el paso de los años al cambio de modelo económico, aparecen las nuevas librerías.

En providencia, por ejemplo, en un largo menos de dos cuadras, podremos encontrar muchas de estas costosas y aparatosas tiendas, de colores y formas singulares, despejadas, ordenadas y limpias. Todas rellenas de títulos de Mondadori, Alfaguara y Anagrama. Se hace común pensar que mientras más perfecto sea algo, será mejor, pero sin duda, las cosas que realmente se valoran, son las cosas características, las cosas que lograrán dejar una huella, un aprendizaje o un recuerdo y no cabe duda que si la perfección significa no admitir falencias o errores, no estará relacionada con lo que es la real esencia.

Los libreros son las personas que ven en los libros algo que más que una venta. Más que como un producto, sino como una real fuente de valor, de cultura e historia.

Las librerías antiguas, por ejemplo, son diferentes y aún podemos encontrar resquicios de algún esplendor: Los vendedores de huérfanos, son un caso, ellos quieren conversar de los libros que tienen, de los que han vendido y a quién. Casi todos tienen a un escritor al que le han vendido algún libro y convierten esa compra en una leyenda. A este perfil de vendedor de libros, se les llama libreros.

Los libreros son las personas que ven en los libros algo que más que una venta. Más que como un producto, sino como una real fuente de valor, de cultura e historia. Esta visión es la que se ha enfrentado con el ritmo de la vida actual, siempre con menos posibilidades de ganar, ya que ahora todo se toma como un negocio, como una buena empresa para obtener dinero. Así con el pasar de los años y la instauración creciente de este sistema y mentalidad tan lucrativa, son estos locales los que resultan más dañados. Podría de hecho, hablarse de una extinción de tiendas de libreros y, bajo esta desesperanzadora vista, por razones casi místicas, San Diego sigue resistiendo frente al tiempo y a los cambios, convirtiéndose en uno de los lugares de Santiago con mayor aglomeración literaria a la forma antigua.

Es en San Diego donde uno rápidamente se lleva la imagen de estar frente a un lugar antiguo, tradicional y con muchas historias. Las construcciones son así, la gente es así y los libros también. Son largos pasajes atiborrados de librerías, que a su vez están atiborradas de libros, cuidados por uno o dos dueños que por lo general se les puede ver sentados leyendo o caminando y observando, donde parecieran estar esperando a que alguien vaya y pregunte por un título difícil de conseguir.


Desde Alameda hasta la plaza de San Diego, podemos encontrar diversos negocios. A la entrada de la calle, justo después de un gran edificio redondo, están las tiendas con más afluencia. Locales establecidos y otros que se extienden en un carro justo al frente de las otras. Los libros en su mayoría, son los tradicionales, los más antiguos y conocidos a lo largo de la historia, es más complicado toparse con producciones de los 90 en adelante, pero eso no importa, es lo “vintage”, lo casi artesanal, eso es lo que importa. Los libros que generalmente traen tapas de cuero, editados por gente que está muerta o desaparecida, los lomos de los libros hechos a la antigua, es decir, zurcidos con hilo y pegados con pegamento. Casi ningún libro de ahí carece de historia o de un dueño previo.

Marcelo, de 40 años, trabaja ahí frecuentemente, alternando en turnos con sus familiares, quienes llevan trabajando allí ya varios años. El alega sobre las cosas que deberían mejorar en el barrio. Sabe que hay varios vendedores de libros que se han organizado en muchas ocasiones, para hablar con la municipalidad y pedir mejoras a varias falencias que tienen, como por ejemplo, estacionamientos, lo que les ayudaría mucho para aumentar la cantidad de gente. Han pedido también que limpien el lugar, que lo arreglen o que les implementen nuevos proyectos para promocionar el barrio y hacerlo más agradable, sobre todo en tiempos donde lo visualmente hermoso y lo limpio, se hacen cada vez más imprescindibles.

La misma opinión tenía Virginia, mujer de 42 años que llegó hace sólo unos meses a vender libros. Pese a que sólo cuenta con unos 5 a 6 meses instalada, tiene la sensación de que ya esta bien interiorizada en el tema. No forma parte de la directiva general, por ser tan nueva, pero ella apoya todas las peticiones que se están haciendo.

“La semana pasada de hecho, con esto de las elecciones a alcalde, vinieron candidatos a escucharnos, a hablar y estuvieron aquí mismo recorriendo. Pero ya sabemos que siempre es así en esta época y luego las cosas siguen igual que antes.” Dice Virginia.

Zalaquett y Ravinet son los actuales candidatos a alcalde mas populares en la comuna de Santiago Centro y tal como dicen los comerciantes del sector, ambos contemplan entre sus planes, mejoras para el barrio, sobre todo para las tiendas que están ubicadas en la plaza, justo detrás de la iglesia. En donde los dueños de los locales se han organizado en un plan para remodelar el parque, arreglar el suelo y realizar actividades artísticas.

Para poder realizar este cambio, no sólo se necesita de la intervención de las autoridades, también se requiere del esfuerzo y participación ciudadana

Este proyecto resulta muy importante para la mayoría de los vendedores de libros que trabajan en el sector y casi todos apoyan la causa con motivación, claro que siempre hay algunos más comprometidos que otros.

Un ejemplo de esto, es Jorge Pizarro, de la tienda “Libros Homero”, El llego a San Diego hace sólo 2 años, pese a eso es de los principales organizadores de la transformación que quieren llevar a cabo. Este hombre esta muy determinante frente a este tema y cree firmemente que poder realizar este cambio, es de las mejores cosas que pueden sucederle al barrio, y para esto, no sólo se necesita de la intervención de las autoridades, también se requiere del esfuerzo y participación ciudadana, asegura. Él mismo critica a la gente desinteresada, que tal como el dice, “llegan, trabajan y se van”, sin involucrarse mayormente en su espacio de trabajo.

La gente le prestaba mayor atención a estas tiendas, porque también los vendedores de libros han cambiado, antes eran verdaderos libreros, hombres con los que podías dedicarte a conversar largo rato sobre tus lecturas y hasta él podría recomendarte o aconsejarte sobre otro libros.

A unos puestos de “Libros Homero”, se encuentra Francisco Lagos, un hombre de unos 50, quien lleva 15 años trabajando en este lugar, el apoya rotundamente las mejoras que se proponen para el barrio, pero más de su importancia, es el tema cultural. “La gente le prestaba mayor atención a estas tiendas, porque también los vendedores de libros han cambiado, antes eran verdaderos libreros, hombres con los que podías dedicarte a conversar largo rato sobre tus lecturas y hasta él podría recomendarte o aconsejarte sobre otro libros”, dice.- “Ahora lo que más se encuentra son comerciantes, quienes traen sólo los libros más solicitados”

Tal cual dice este hombre, el constante enemigo en las librerías ha sido el “adaptarse o morir” por lo que a San Diego no puede dejar de pesarle la creciente tecnología, los “.pdf”, los resúmenes de libros, la aparición de muchas otras librerías nuevas y modernas. Por algo es que en este barrio lo que más se vende, son los textos y libros escolares obligatorios. Porque no sólo se trata de un cambio en el sistema, también es un cambio cultural.

Y aún así San Diego sigue de pie…




septiembre 2016
L M X J V S D
« Dic    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Blog Stats

  • 6,030 hits